En medio de la Noche

Todas las cosas... Todas las almas

0 notas

Efectos del sistema binominal (2ª Ed.)Los sistemas electorales son parte fundamental del sistema democrático. Las normas que establecen el juego democrático pueden afectar las relaciones de poder entre las diversas fuerzas políticas, afectar la capacidad de los partidos de generar acuerdos, promover coaliciones y/o producir mayor fragmentación política. Asimismo, el sistema electoral no es otra cosa que la materialización de un conjunto de decisiones que una comunidad adopta respecto de quiénes pueden participar de la deliberación democrática y quiénes quedan excluidos de ésta.

Efectos del sistema binominal (2ª Ed.)
Los sistemas electorales son parte fundamental del sistema democrático. Las normas que establecen el juego democrático pueden afectar las relaciones de poder entre las diversas fuerzas políticas, afectar la capacidad de los partidos de generar acuerdos, promover coaliciones y/o producir mayor fragmentación política. Asimismo, el sistema electoral no es otra cosa que la materialización de un conjunto de decisiones que una comunidad adopta respecto de quiénes pueden participar de la deliberación democrática y quiénes quedan excluidos de ésta.

54 133 notas

Las paletas se convierten en cigarros. Las inocentes en putas. La tarea va a la basura. Los celulares se usan en clase. Suspensión se convierte en expulsión. El refresco se convierte en vodka. Las bicicletas se vuelven carros. Los besos se convierten en sexo. ¿Recuerdas cuando viajar volando significaba columpiarte en el parque? ¿Cuando “protección” significaba usar casco? ¿Cuando lo peor que podías obtener de un niño eran piojos? Los hombros de papá eran el lugar más alto del mundo y tu mamá era tu héroe. Tu peores enemigos eran tus hermanos. Los problemas de velocidad eran causados por quién corría más rápido. “Guerra” era sólo un juego de cartas y la única droga que conocías era la medicina para la tos. Cuando usar una falda no te convertía en puta. El dolor más fuerte que sentías era tus rodillas raspadas y “adiós” era sólo hasta mañana. Y no pudimos esperar a crecer.

(Fuente: dontf0rgtme, vía anairisoff-deactivated20131208)